Tú estás en: :||Lugo, la ciudad romana amurallada

Lugo, la ciudad romana amurallada

Al llegar a Lugo nos topamos de enfrente con su gloriosa Murralla, patrimonio de la Humanidad y monumento por la que se conoce internacionalmente a la ciudad.
Puedes entrar por alguna de sus puertas, inicialmente eran cuatro pero se han ido añadiendo más hasta llegar a las actuales 10, para acceder a la zona vieja o historica.
Pero no me voy a enredar dando datos historicos, ni fechas de construcción, sólo un único apunte de relevancia y es que La Muralla lleva en pié más de 17 siglos y la mejor manera de disfrutar de ella es sin duda dando un paseo por encima de ella.
Al paseo o ronda de la muralla, se sube por unas escaleras construidas a partir del siglo XVIII, las primitivas escaleras se hallan clausuradas. Los accesos a la Muralla son: la escalera de Porta Nova, la rampa de Santiago, la escalera de la Puerta Falsa, la escalera de la Puerta de la Estación, la escalera de la Plaza de Cantiño, cercana a la Puerta de San Pedro y la escalera de Campo Castelo, no tendrás problemas para encontrar alguna de ellas.

Muy aconsejable tomarse su tiempo en completar el paseo por toda la muralla, ya que se puede observar toda la ciudad de Lugo desde las alturas y comprender la grandiosidad de esta joya histórica, además será el mejor recuerdo que puedas llevarte de esta ciudad románica. Si tu viaje es en pareja te aconsejo un paseo de noche después de cenar y disfrutarás de otra visión completamente distinta con las luces encendidas.

Después de ver y pasear la Muralla, el viajero curioso debe recordar que el Lugo romano es algo más que esta fortificación. Debajo de la ciudad actual se esconde la antigua Lucus Augusti. La gran cantidad de restos arqueológicos encontrados la confirman como una auténtica ciudad romana, ya que presenta sus elementos definidores (foro, calzadas, termas, templos, necrópolis, acueducto…).
Parte de estos restos se pueden ver en la ruta de Lugo Romano que se inicia en Centro Interpretación de la Muralla y sigue por: – Museo Provincial – Casa dos Mosaicos – Centro Arqueológico San Roque – Muralla Romana de Lugo – Sala Porta Miñá – Termas Romanas – Puente Romano – Santa Eulalia de Bóveda.

La Catedral de Lugo es otro lugar que debes visitar antes de abandonar esta ciudad, es una catedral muy sólida y de mezcla de estilos. Tiene planta románica, buena parte de alzado gótico y abundantes zonas neoclásicas y barrocas.

A escasos 900 metros del centro de la ciudad y en el margen izquierdo del rio Miño se encuentran las Termas romanas de Lugo, lugar donde los nobles romanos se daban sus baños y hacían sus negocios, es un conjunto único en el mundo y aunque aparece de largo en las guias de turismo es recomendable al 100%.

Para comer merece la pena visitar la parte vieja y aprovechar la fama bien ganada de los pinchos y tapas en los bares de la ciudad. A destacar sus tabernas de las calles Rúa Nova (conocida como Rúa dos Viños) y Plaza do Campo.Es una bonita zona medieval con muchas casas todavía de esa época y bastante rehabilitada. Está completamente llena de bares y se la conoce como la ruta del elefante, porque siempre acababas con una buena trompa.Además no debes preocuparte por el dinero porque Lugo está a la cabeza en tapas y pinchos gratuitos, varios por cada consumición!!!

Si quieres sentirte un romano te aconsejo que visites Lugo, más si es la fiesta Arde Lucus donde toda la ciudad se disfraza y se transporta a la época romana!!

2012-07-14T10:59:56+00:00 Europa|0 Comments

Leave A Comment