Tú estás en: :||Viaje al fin del mundo, Finisterre

Viaje al fin del mundo, Finisterre

Cuando visitamos Finisterre sinceramente fue porque nos sentimos atraidos por las creencias de diferentes culturas que situan en este lugar el fin del mundo y de la tierra. Culturas tan distintas como las celtas, romanas y otras muchas se pusieron de acuerdo en esto. Su propio nombre Fisnisterre (Fines terrae) significa fin de la tierra, y aunque hoy no creemos estas leyendas, paradojicamente fue el fin del mundo para muchos barcos y muchos hombres ahogados en unas de las más peligrosas costas del mundo, conocida como la Costa de la Muerte.

Finisterre siempre fue un pueblo marinero que vivió del mar y la mayoría de su población se ganaba la vida trabajando de marineros, muchas veces pagandolo incluso con sus propias vidas, pero hoy en día se está haciendo un nombre muy importante en el turismo y si lo visitas enterás el porque.

Lo que más nos impresionó fue su faro y el lugar que lo rodea, tanta belleza nos dejó sin palabras ya atónitos, desde el faro puedes avistar a Centulo (o demonio) se le llama así a una enorme piedra que hizó naufragar a montones de barcos.
Alredor del faro hay muchas leyendas pero la más extendida es que los habitantes de este lugar hace cientos de años aseguraban que el sol se apagaba en estas aguas y más allá había monstruos y maldad!!

Pero en Finisterre también puedes disfrutar de muchas otras cosas como: El Castillo de San Carlos, Iglesia da Nosa Señora das Areas, Ermita de San Guillerme.

Este viaje también sirve para aprender la cultura culinaria de este lugar en el que el pescado como buen pueblo de mar está presente pero sobretodo lo más buscado como hacemos todos es el marisco, bueno y no muy caro!. Su especialidad sin duda son los longueirones ó navajas sustraidas de las arenas de sus bonitas playas como la Playa Langosteira y Playa do Rostro.

Finisterre también se ha convertido en el lugar en el que muchos peregrinos cierran su viaje a Santiago, después de llegar a la Catedral y descansar se deciden a cerrar su destino visitando el ”fin de la tierra” o para ellos el final del camino. La situación de la cruz indica que se ha cumplido el sueño de todo peregrino, hacer el camino de Santiago completo llegando al llamado cabo del ”Fin del mundo”, en dicha cruz, el peregrino se deshace de parte de sus pertenencias, ya sea por una promesa o para aligerar el peso que ha venido soportando al realizar el camino. Es curioso contemplar los diferentes objetos allí depositados y la emoción reflejada en algunas de las caras de los caminantes que descansan en este lugar contemplando el mar.

Como último consejo te recomiendo que aunque no seas un peregrino del Camino de Santiago te situes enfrente al mar, cierres los ojos y sientas esa brisa salvaje en tu cara, el rugido de las olas contra las piedras y esas débiles gotas de agua marina acariciando tu rostro, será el mejor recuerdo de tu viaje al Fin del mundo (Finisterre)!!

2012-07-11T11:36:27+00:00 Europa|0 Comments

Leave A Comment